martes, 16 de junio de 2015

Así se construyó el Golden Gate de San Francisco

golde_gate_700x500

En 1928 se autorizó la construcción del puente colgante Golden Gate, aunque esta no empezaría hasta 1933 debido a problemas de financiación, para ser terminado finalmente en abril de 1937. Hoy es una de las construcciones más famosas de San Francisco y de todo el mundo.

Posee una longitud de 1.280 metros (1.970 si contamos toda la estructura), estando suspendido por dos torres de 227 metros de altura. Cuenta con seis carriles para vehículos (tres en cada dirección), y dos a izquierda y derecha para peatones y ciclistas. Actualmente el puente también se aprovecha para el cruce de tendidos eléctricos y conducciones de combustible.

En 1820 se puso en marcha un servicio de ferry que era el único método disponible para cruzar por donde hoy pasa el Golden Gate. Al no existir un enlace permanente de la bahía con el resto de territorios, incluso la tasa de nacimientos cayó por debajo de la media nacional de aquel entonces.

Cuando se planteó la posibilidad de construir dicho puente, muchos expertos aseguraron que sería totalmente imposible llevar a cabo dicha mega-construcción. Estaban convencidos de que la ferocidad del viento, la profundidad del agua en dicho punto, y la habitual y densa niebla impediría cualquier tipo de operación en la zona.

La idea no era nueva, pero distintos estudiantes de ingeniería presentaban sus propuestas hasta que una llamó la atención, pero conllevaba un coste de 100 millones de dólares, lo cual era una cifra imposible en esa época para la ciudad. Sin embargo, un joven llamado Joseph Strauss propuso la idea de un puente colgante, lo cual era posible gracias a los avances en metalurgia, y aseguró que su coste sería de 17 millones de dólares.

Con este plan sobre la mesa, las autoridades decidieron aprobar el proyecto. Durante diez años Strauss buscó apoyos en el norte de california, ya que esta construcción se enfrentó a manifestaciones y litigios. Los sindicatos querían pruebas de que los trabajadores se iban a ver beneficiados por esta obra, y la marina tenía miedo de que el puente pudiese ser saboteado para bloquear el acceso al puerto.

Golden-Gate-Bridge

La construcción del Golden Gate comenzó el 5 de enero de 1933, y Strauss estuvo como jefe del proyecto durante toda su duración, además de hacer algunas contribuciones pioneras. Una de sus innovadoras ideas fue la colocación de redes por debajo del puente para evitar que si algún trabajador se caía acabara en el agua. Desgraciadamente la obra finalizó con 11 muertos, 10 de los cuales murieron porque la red no fue capaz de soportar un andamio que se había caído, y solo dos trabajadores sobrevivieron a dicha caída.

Sin embargo, un total de 19 trabajadores cayeron a lo largo de la construcción y se salvaron gracias a esta red de seguridad. Curiosamente, todos los que fueron salvados gracias a la idea que tuvo Strauss fundaron el Half Way to Hell Club. El nombre surgió debido a una frase que decía que quienes cayeron y fueron salvados por las redes cayeron solo “medio camino al infierno”.

La construcción terminó el 27 de mayo de 1937, y costó 1.3 millones de dólares menos de lo previsto. El primer día solo se permitió el acceso a los peatones, y se reunieron más de 200.000 personas que lo cruzaron completamente caminando o en skate. El día de la inauguración oficial, el alcalde y diversos funcionarios juntos a los cuerpos de seguridad hicieron el primer recorrido sobre vehículos, para dar paso así a 78 años (y muchos más) de viajes sobre él.

San_Francisco_with_two_bridges_and_the_low_fog

Actualmente el puente está rodeado de una gran polémica debido a que es el segundo lugar más utilizado del mundo para cometer suicidio. La pasarela se encuentra a 75 metros sobre el agua, y tras una caída de 4 segundos una persona impacta contra el agua a una velocidad de 120 kilómetros por hora. Según los datos la mayoría de personas que deciden saltar mueren del impacto, aunque un 5% sobrevive para finalmente morir ahogado o de hipotermia debido a las bajas temperaturas del agua.

Por ello se han colocado mensajes a lo largo del puente para intentar disuadir a quienes desean suicidarse, ya que se estima que desde su construcción más de 1.400 personas lo han utilizado para quitarse la vida. El año pasado y tras mucho tiempo de burocracia, de forma anónima se financió un proyecto del que se llevaba hablando mucho tiempo, y que consiste en instalar una serie de barreras a lo largo de todo el puente para evitar que se pueda saltar desde él, aunque no estará acabado hasta el 2017.

Suicidemessageggb01252006

Hoy en día, varios anemómetros colocados en lo más altos de las torres de suspensión controlan la velocidad del viento, ya que el puente ha tenido que ser cerrado en 3 ocasiones por condiciones meteorológicas aunque la última vez fue en el 1983.

Aunque se creía en un primer momento que sería capaz de resistir un terremoto, se descubrió posteriormente que era vulnerable a un completo fallo estructural a la altura del arco que se encuentra sobre Fort Point. Por ello, y debido a su proximidad a la falla de San Andrés, el puente fue sometido un proceso de mejora y protección ante un posible terremoto que permita que este solo sufra una serie de daños mínimos fácilmente reparables, lo cual supuso un coste de 392 millones dólares.

Seguidor de los productos y servicios de Microsoft, apasionado por el mundo de la programación y el de los videojuegos, y fan de animes como Bleach, Code Geass, Fairy Tail y Naruto. Ahora compagino mi afición por la redacción, junto con las nuevas tecnologías que uso cada día.

¡Lee más artículos de Leandro Crisol!