miércoles, 15 de octubre de 2014

El síndrome de Cotard, la macabra enfermedad que te hace creer que eres un cadáver andante

Zombie

La verdad, pensaba que ninguna dolencia me iba a sorprender más que la paramnesia reduplicativa, en la que uno se convence de que vive en un mundo que es una copia del original, aunque parezca imposible. Hoy conocemos en síndrome de Cotard, que no se queda atrás. Los que lo sufren se encuentran completamente seguros de que están muertos: creen que sus órganos se pudren poco a poco y que no funcionan, y a veces imaginan que son un cadáver andante que no puede fallecer de forma convencional (puesto que, según ellos, ¡ya están muertos!). Incluso perciben el supuesto olor a podrido de su cuerpo y notan gusanos bajo su piel.

Esta enfermedad, que descubrió el neurólogo francés Jules Cotard a finales del siglo XIX, no es frecuente, pero existen bastantes casos en la literatura médica. La conocemos gracias a The Chirurgeon’s Apprentice, donde nos cuentan que suele encontrarse asociada a la hipocondría (el miedo a las enfermedades), pero que la causa última suele ser una depresión muy severa. De todas formas, se han documentado casos en los que su origen fue un traumatismo craneal. Con el síndrome de Cotard es muy complicado razonar, el afectado puede comprender que lo dice que le pasa resulta imposible, pero eso no lo convencerá de que su cuerpo sigue funcionando.

Esta enfermedad se trata con antidepresivos y antipsicóticos, y el electroshock también se vuelve bastante efectivo. En cualquier caso, la curación es muy complicada. Un paciente se pasó años visitando el cementerio convencido de que se había transformado en un cadáver, pero… ¡fue un afortunado! Muchos afectados mueren de hambre, creyendo de que su organismo no necesita alimento en su estado actual. Hace tiempo hablamos de que nuestro cerebro toma decisiones incluso durante el sueño, y un escáner de un afectado por el síndrome de Cotard demostró que su cerebro parecía anestesiado o dormido. Por desgracia, eso no ha servido para resolver el misterio de este mal.

¿Qué opinas del síndrome de Cotard? ¿Te parece difícil de concebir, o eres consciente de que nuestra mente resulta extremadamente compleja?

Imagen | Daniel Hollister

Aficionado a los cacharros desde pequeño, con el paso de los años la tecnología se ha convertido en mi día a día y en mi pasión. Amante de los LEGO (¡no son sólo para niños!), los videojuegos y los gadgets en general, todo lo que resulte novedoso e innovador despierta mi malsana curiosidad. Me podéis seguir en Twitter como @miguelregueira y en Google+ bajo mi nombre.