jueves, 17 de julio de 2014

Buscan obtener sustituto de huesos con material sintético

Cuando la doctora Lucia Téllez Jurado y su equipo de investigación en el Instituto Politécnico Nacional (IPN) trabajaban en la síntesis de diversos materiales se dieron cuenta de que la hidroxiapatita, que es el componente medular del hueso, al obtenerla de manera sintética y “darle” ciertas características, podría usarse como “sustituto o recubrimiento” óseo.

“Estamos en una etapa temprana de la investigación donde diseñamos materiales y probamos compuestos, por ejemplo la hidroxiapatita, al obtenerla de manera sintética conserva sus propiedades y funcionaría como sustituto óseo porque de acuerdo con estudios no provoca toxicidad en el cuerpo humano”.

La doctora Téllez Jurado, del Laboratorio de Materiales Pesados de Ingeniería  Metalúrgica de la Escuela Superior de Ingeniería Química e Industrias Extractivas (ESIQIE) del IPN, indica que han sintetizado el material y obtenido polvos muy pequeños (nanométricos); con ellos harían “moldes” que podrían resultar frágiles, por lo que será necesario añadir otras sustancias para que tengan mayor resistencia mecánica.

La hidroxiapatita obtenida de manera sintética es un “cerámico” muy frágil. Lo que le da resistencia a los huesos son los colágenos y la parte orgánica de los seres vivos. Ante ello, la investigación politécnica busca procesar dicho material junto con otros que le den firmeza.

El trabajo del IPN busca un material con propiedades óptimas que podría aplicarse en un hueso largo como el fémur o bien en los dedos. Sin embargo, los materiales –dependiendo de sus propiedades- pueden ser destinados para otra parte del cuerpo.

“Nos interesa obtener un material que cumpla con las características mecánicas, que pueda ser implantado o bien, sustituto de un hueso roto en donde no haya otra opción que ser sustituido, siempre y cuando tenga las características requeridas para el cuerpo humano”.

La propuesta del IPN es hacer un material que sea reabsorbible, genere hueso y el resto sea degradado por el humano.

Cabe señalar que la hidroxiapatita es un material ampliamente estudiado, se le emplea como biomaterial, puede obtenerse de esqueletos animales o de manera sintética. Otra de sus aplicaciones es como filtro para tratar metales pesados.

La doctora Téllez Jurado concluye que la idea es encontrar el material idóneo para sustituir o recubrir un hueso. “Vamos a probar varios materiales, comprobar su composición mecánica para que tenga las características requeridas y funcione en humanos, si alguien se fractura que la tecnología pueda aplicarse sin provocar daño”. (Agencia ID)